CONTENIDO

A finales de la década de los cincuenta, la dictadura comenzó a promocionar los movimientos migratorios para aliviar las altas tasas de paro en el mundo rural. La crisis de la agricultura tradicional y la ausencia de perspectivas en las provincias periféricas coincidió con el incremento de la industrialización en España y con la necesidad de mano de obra en Europa. Eso provocó que aumentase considerablemente el éxodo rural hacia los grandes polos de desarrollo en España, como Madrid, Barcelona o Valencia y también hacia los países europeos más cercanos como Francia, Suiza o RFA.

Esas migraciones podían ser permanentes, en las que no había una fecha fijada de retorno, o temporales. Estas últimas estaban relacionadas con las campañas agrícolas de la recogida del arroz, de la remolacha y de la uva en Francia. Albacete, por sus características socioeconómicas, se convirtió desde la década de los sesenta en una de las provincias más importantes en la salida de temporeros a la vendimia del sur de Francia. En 1977, por ejemplo, 8.126 albaceteños cruzaron los Pirineos para realizar esas labores. Solo Valencia, Granada y Murcia superaron dicha cifra. A esos registros había que añadir todos los trabajadores que viajaban al margen de las instituciones.

En la mayoría de los casos se trataba de jornaleros y pequeños propietarios de Nerpio, Elche de la Sierra, Fuente-Álamo o Tarazona de la Mancha que viajaban con toda la familia y provistos de alimentos para las tres semanas de campaña. Los embutidos, las conservas y el arroz eran las viandas que llenaban sus equipajes. Las faenas de la vendimia eran realizadas por hombres, mujeres e incluso niños menores de edad.

Estos albaceteños conocieron en estas primeras experiencias en el extranjero los problemas de las sociedades emigrantes: largos viajes en trenes que en muchas ocasiones no tenían ni agua ni luz y alojamientos sin condiciones de salubridad. Todo ello acompañado de trabajos realizados a destajo, y no siempre bien remunerados. Como afirmaba un temporero de Albacete: “trabajamos a destajo; por eso tenemos las manos tan estropeadas, si cortamos uva con tijera, no nos ganamos la vida… lo que pasa, es que no tenemos ningún control de las cantidades que sacamos al día, nos están engañando” (Mundo Obrero, 22-11-1975). El desconocimiento del francés aumentaba los problemas a la hora de negociar los salarios o de denunciar los conflictos con los patronos. Aun así, durante la dictadura, los temporeros que viajaron a Francia pudieron conocer las ventajas de vivir en un país democrático en el que existían los derechos sociales y políticos y la protección sindical. Todo ello, en muchos casos, convirtió en estos viajes en verdaderas escuelas de democracia en las que aprendieron los problemas que planteaba la dictadura a la hora de mejorar su situación social, económica y política.

Durante la transición, el problema de los temporeros comenzó a ser tratado por los sindicatos a nivel nacional y provincial. La UGT y las CCOO de la provincia diseñaron planes de actuación para denunciar los problemas con los que solían encontrarse estos vendimiadores. A principios de la década de los ochenta, la labor sindical, la creación de una Comisión en el Senado específica sobre este tema (en la que participó Francisco Delgado, senador por la provincia de Albacete) y el trabajo del Instituto Español de Emigración permitieron solucionar algunos de los problemas más graves: los contratos pasaron a recibirse en la provincia en lugar de en la frontera, los controles sanitarios se realizaron en sus localidades y se pusieron en marcha guarderías en las localidades de origen para los hijos de los emigrantes.

La presencia de ciudadanos de esta provincia en la vendimia francesa, al igual que los del conjunto nacional, fue disminuyendo desde los años ochenta hasta la actualidad. Aun así, en 2016, según los registros oficiales, unas 500 personas de Albacete realizaron la campaña al norte de los Pirineos.

Fuentes

Mundo Obrero, 22-11-1975

Archivo CFDT (París), FG 49-12

La Verdad, 2-11-1977

Cerca de 500 albaceteños participarán en la vendimia francesa (Cadena Ser, 29-7-2016)

Palabras clave

vendimia, Francia, Albacete, Nerpio, temporero, emigración, CCOO, UGT, Elche de la Sierra, Fuente-Álamo, Tarazona de La Mancha, Movimiento Rural Cristiano

Fotografías

Datos de localización

Galerie Salvador Dalì, 66000 Perpignan, Francia

Register

You don't have permission to register