CONTENIDO

Salvador Jiménez nació en Almansa, en la calle Aniceto Coloma, el 1 de septiembre de 1943 siendo el mayor de tres hermanos. Estudió en el colegio de monjas las Esclavas de María, y posteriormente en la academia Lope de Vega. Ya en los años sesenta se trasladó a Valencia para comenzar sus estudios de derecho en la universidad. Después se mudó a Madrid donde trabajó como asesor jurídico en un despacho fiscal. Salvador Jiménez destacaba en una entrevista que tanto en su estancia en Valencia como en Madrid, se concienció de “las injusticias que encerraba en su seno la dictadura que padecíamos”. En 1971 comenzó a trabajar en la Administración General del Estado con destino en la ciudad de Albacete, a donde llegó como jefe de los Servicios provinciales del Instituto Nacional de la Vivienda. Años después, durante 1974, empezó a ejercer la abogacía en el despacho de Andrés de la Vega Alcañiz, de esa etapa como abogado Salvador recuerda los pleitos en los que tuvo que defender a los expropiados del Alto de la Villa que fueron desalojados para la construcción de la actual Villacerrada. Durante esos años y los venideros, Salvador Jiménez trabaría un intenso contacto con las incipientes asociaciones de vecinos, a las que también asesoró en las complejas problemáticas particulares de los barrios, así como con los movimientos católicos de base próximos también al asociacionismo vecinal.

En las elecciones municipales de 1979 Salvador Jiménez concurrió como cabeza de lista del PSOE por Albacete, partido que obtuvo 15.556 votos frente a los 16.282 votos de UCD. Sin embargo, el apoyo de los cinco ediles del Partido Comunista permitió a los socialistas gobernar y a Salvador Jiménez ser el primer alcalde democrático de Albacete. El 9 de abril de 1979, Salvador Jiménez, “el flaco del Altozano”, como le apodó la prensa, “estaba llamado a hacer historia: presidir la primera corporación democrática de la ciudad de Albacete”. El salón municipal donde se llevó a cabo el acto de la toma de posesión del cargo tuvo una afluencia inusitada de público. Las primeras palabras del nuevo alcalde fueron: “no habrá traumas, pero venimos a cambiar las cosas”.

El funcionamiento de este primer ayuntamiento democrático estuvo marcado por la buena comunicación entre los diferentes partidos. Ferrando en La Verdad alabó la imagen de este ayuntamiento porque respondía a “intereses más cercanos al pueblo de los habidos hasta ahora”. Lo cierto es que durante este mandato mejoraron diferentes aspectos, como la situación de marginalidad de los barrios o la participación del asociacionismo vecinal en los procesos de toma de decisión.

Salvador Jiménez vivió como alcalde de Albacete el Golpe de Estado del 23-F de 1981, un momento crucial en que se tambaleó la todavía joven democracia española. El mismo relata que sintió que “se venía abajo toda la Transición y regresábamos a la malhadada época de los salvapatrias”. Del mismo modo recuerda la respuesta municipal acordada en el pleno: poner un telegrama a La Zarzuela diciendo que el Ayuntamiento de Albacete estaba con la Constitución y con el Rey.
En las siguientes elecciones municipales de 1983, Salvador Jiménez abandonó la alcaldía de Albacete y, con ella, la política en general, con el objetivo de volver a su trabajo como funcionario público y abogado. En 1986 se incorporó como profesor asociado de Derecho Administrativo a la Universidad de Castilla-La Mancha. Un año después se integró como abogado al recién creado Gabinete Jurídico de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, del que posteriormente sería Letrado-Jefe. Ya en 2004 fue elegido miembro del Consejo Consultivo de Castilla-La Mancha. En 2012 se jubiló con 69 años, pero se mantuvo en activo como voluntario en Cruz Roja, en Cáritas y en la Oficina de Atención Ciudadana abierta en la Casa del Pueblo de Albacete. En 2014 recibió la Cruz de Primera Clase de San Raimundo de Peñafort, una alta distinción para juristas.

Salvador Jiménez recuerda el día en el que se constituyó el Ayuntamiento en 1979 como “un acto entrañable en el que brillaban los ojos de los jóvenes pero, sobre todo, los de los viejos asistentes, dignos representantes muchos de ellos de la España represaliada y del exilio, que en aquella mañana de sol veían, por fin, en forma cercana y doméstica, el final del túnel por el que habían discurrido sus vidas”.

 

Bibliografía

Entrevista a Salvador Jiménez realizada por miembros del SEFT en 2010.

GÓMEZ LEAL, J., “D. Salvador Jiménez Ibáñez, ex Alcalde de Albacete y Abogado. 45ª Semblanza de Almansa”, Semblanzas de Almansa, 4-03-2015. (Recuperado de la web en abril de 2019).

GUILLAMÓN, J., “Salvador Jiménez reclama una Justicia al servicio del desfavorecido”, latribunadealbacete.es, 4-06-2014. (Recuperado de la web en abril de 2019).

JIMÉNEZ IBAÑEZ, S., “Capítulo 10. Egohistoria. El cambio político desde el salón municipal de plenos” en GONZÁLEZ MADRID, D.A. (coord.), El franquismo y la transición en España. Desmitificación y reconstrucción de la memoria de una época. Albacete: Catarata, 2008, pp. 245-273.

MARTÍNEZ BLANCO, M., “Palabra de alcalde”, latribunadealbacete.es, 14-06-2015. (Recuperado de la web en abril de 2019).

MOLINA GARCÍA, S., La construcción de la democracia. Activismo político de la UCD y del PSOE durante la transición en la provincia de Albacete, 1976-1982. Albacete: Instituto de Estudios Albacetenses, 2017.

 

Palabras clave

Salvador Jiménez, Almansa, Albacete, Madrid, Valencia, PSOE, UCD, PCE, alcalde, elecciones municipales, Ferrando, La Verdad, 23-F

 

Fotografías

Datos de localización

Calle Aniceto Coloma, 62, Almansa, España

Register

You don't have permission to register